Aunque las criptomonedas no han existido por mucho tiempo, ya son muy importantes financiera y culturalmente. No solo promete ser una fuerza realizará cambios masivos en las finanzas y los sistemas monetarios mundiales, sino que también se ha filtrado en la cultura popular como una palabra clave de innovación y desarrollo futurista. A continuación, un breve resumen de su historia y de su impacto y de los diferentes tipos que se puede encontrar.

Un desarrollo reciente

En general, podemos decir, en sentido figurado, que las criptomonedas están aún en su adolescencia tardía. Fue en 1998 que ‘b-money’ surgió como un sistema financiero electrónico anónimo y ‘bit gold’ como un sistema monetario descentralizado. Estos sentaron las bases de lo que luego se convirtió en el comienzo de la era de las criptomonedas para el público: el lanzamiento de Bitcoin en 2009.

La integración de las criptomonedas también se debe también en gran parte a las crisis financieras de los años 2000. La confianza en los bancos y los mercados bursátiles estaba en su punto más bajo, la gente, desde profesionales corporativos hasta obreros, podía sentir la presión y la demanda por una alternativa al sistema financiero en quiebra, era alta.

Si bien, después de su lanzamiento, Bitcoin se consideraba como algo sólo para fanáticos cibernéticos y negocios turbios en el web profundo, hoy ésta y otras monedas han logrado ser ya una alternativa viable al dinero común. Bitcoin abrió la puerta a muchos otros desarrollos en el campo de las criptomonedas e hizo posible que surjan varias otras criptomonedas alternativas.

Criptomonedas de cadena de bloques

¿Qué hace de las criptomonedas algo tan atractivo para los usuarios? El que permite a los usuarios usar y transferir su dinero globalmente a gran velocidad, sin costos adicionales ni reglas impuestas por varias instituciones como los bancos. Bitcoin debe su éxito no sólo a esto sino también a la tecnología en que se basa: la cadena de bloques.

La cadena de bloques simplemente elimina al intermediario (el banco o las autoridades) del proceso de transferencias financieras y deja que el sistema y los usuarios se ocupen de todo. Toda transacción hecha dentro del sistema es vista por todos los usuarios como cifrada – si alguien intentase engañar al sistema, se sabría quién fue.

Además de Bitcoin puedes reconocer las siguientes monedas:

  • Ethereum
  • Ripple
  • Bitcoin Cash
  • Litecoin
  • Monero
  • IOTA

Y la lista continúa, actualmente hay más de 1.400 criptomonedas (https://coinmarketcap.com/), de las que la mayoría se basa en cadenas de bloques.

Criptomonedas de cadena DAG

En los últimos años se han hecho varios intentos de crear una criptomoneda mejor que la tecnología de cadena de bloques. Una de las alternativas que surgieron es la cadena DAG. Como su nombre indica, nuestro propio DagCoin se basa en esta tecnología.

El objetivo de la cadena DAG es ser más efectivo y eficiente que las criptomonedas basadas en cadena de bloques. Si bien el sistema de cadena de bloques es vasto, sus buenas cualidades, como la velocidad y el bajo costo, pueden sufrir debido a la creciente cantidad de usuarios. Sin embargo la cadena DAG hace lo contrario: a medida que la cantidad de usuarios aumenta, también la velocidad de las transacciones aumenta. A su vez, el costo de las transacciones disminuye.

El sistema ya está cambiando

Independientemente de los desarrollos en el campo de las criptomonedas, este, en su conjunto, está cambiando la forma en que gestionamos nuestras finanzas ya hoy en día. Se puede decir con seguridad que lo que vemos ahora como alternativa, será la principal opción en un futuro próximo. La elección es tuya: ¿continuarás ahora o te unirás más tarde?