Uno de los problemas más grandes a los que se enfrentarán las criptomonedas basadas en la cadena de bloques en el futuro cercano, es el aumento masivo de los plazos de confirmación. Para los usuarios esto implica transacciones mucho más lentas. Mientras los desarrolladores buscan soluciones para este problema, un nuevo tipo de criptomonedas, diseñado sin este defecto, ha aparecido. Lee abajo más sobre esto.

Por qué la cadena de bloques tiene este problema

Para los usuarios, las criptomonedas, como Bitcoin y Ethereum, derivan su transparencia y valor real de la manera en que se confirman las transacciones. El término «bloque» en sí proviene de este proceso: cada vez que se realiza una transacción, ésta debe ser confirmada a través de una plataforma P2P, formando así un bloque. El proceso de confirmación se registra y todos pueden verlo en forma encriptada en la cadena de bloques.

Si bien este sistema es muy avanzado y aborda dos aspectos al mismo tiempo – cómo mantener el sistema libre de abuso oculto y cómo generar valor para los usuarios – requiere una gran cantidad de energía y, como se pudo ver recientemente, mucho tiempo para mantener operativa toda la plataforma.

Tal vez hayas oído hablar del término «minado», el proceso que mantiene las confirmaciones en movimiento dentro de la cadena de bloques. Dicho simplemente, los usuarios permiten usar el poder de procesamiento de sus propios ordenadores personales para hacer posibles las confirmaciones. De aquí es de donde proviene el valor: los usuarios que minan, ganan una cierta cantidad de criptomonedas por realizar este proceso.

Si la base de usuarios crece rápidamente, esto puede ser un problema, lo que significa que se debe usar cada vez más poder de procesamiento para mantener el sistema operacional. Para el usuario básico esto simplemente significa que las transacciones necesitan más tiempo para efectuarse. Así, a medida que una criptomoneda basada en la cadena de bloques se hace más popular, la probabilidad de tener transacciones más lentas también aumenta.

La cadena DAG elimina este defecto

Por otro lado, las criptomonedas basadas en la cadena DAG, como Dagcoin y Byteball, no tienen este problema en absoluto. El tener más usuarios incluso implica confirmaciones más rápidas. Pero… ¿cómo?

La cadena DAG está diseñada para confirmar todas las transacciones dentro de la cadena a través del proceso de confirmación mismo. Básicamente, significa que cuando realizas una transacción, una anterior confirmará la tuya y así sucesivamente a lo largo de toda la cadena.

En palabras clave, esto significa que Dagcoin:

  • Tiene confirmaciones más rápidas (sólo minutos o instantáneamente contra casi 30 minutos u horas, en el caso de Bitcoin).
  • Usa muy poca potencia de procesamiento.
  • Habilita la transacción en todo momento, sin detenerse.
  • Continuará mejorando.

Así que, en conclusión, esto significa que, después de todo, las criptomonedas de mañana no necesitan tener incorporado este defecto. Y ya hoy hay criptomonedas que funcionan sin la amenaza de hacerse más lentas.

Lee más: ¿Por qué preferir la cadena DAG a la Cadena de bloques?